Lucas Di Pascuale

Obra Reciente

Proyectos

Textos

Currículum

Dibujos




Texto posterior a la participación
en el work shop Pintura Alem da Pintura,
Belo Horizonte, Brasil,
Agosto 2006.

 

Notas

1 Para cubrir el cargo de Jefe de Trabajos Prácticos en la cátedra de Pintura III de la Escula de Artes de la Universidad Nacional de Córdoba.
2 Work shop internacional cuyo propósito fue expandir la comprensión del concepto de pintura y experimentar su dislocamiento para otros medios de expresión y circulación. Promovido por CEIA (Centro de Experimentação e Informação de Arte) y desarrollado durante agosto de 2006 en Belo Horizonte, Brasil.
3 Mis citas respectivas a lo debatido en Pintura alem da pintura no son exactas; forman parte de apuntes que tomé y de mis recuerdos, por lo cual quizás lo más justo sea tomárselas como mi interpretación de lo dicho en el workshop.
4 Historiadora de arte, crítica y curadora independiente. Vive y trabaja en Guayaquil, Ecuador.
5 PTV (Partido Transportista de Votantes); Web + eventos + objetos. Proyecto iniciado a partir de una acción de Lucas Di Pascuale (transportar votantes durante el día de las elecciones para que voten sin proponerles candidato alguno, al contrario delo que hacen los partidos tradicionales) y transformado luego en obra colectiva. 2003-2005, Córdoba, Argentina.
6 Coordinador del Fórum permanente: museus de arte, entre o público e o privado y Profesor asociado de la Escola de Comunicações e Artes, Universidade de Sâo Paulo. Vive y trabaja en San Pablo, Brasil.
7 Artista, Coordinador de CEIA; vive y trabaja en Belo Horizonte, Brasil.
8 Artista, Profesora en la Rijksakademie; vive y trabaja en Londres, Inglaterra.
9 Historiador de Arte, Crítico, Profesor en la Escola de Belas Artes da Universidade Federal de Minas Gerais; vive y trabaja en Belo Horizonte, Brasil.
10 En la mesa redonda integrada por Marco Paulo Rolla, Rodrigo Moura (Curador del Centro de Arte Contemporânea de Inhotim, Brumadinho, Minas Gerais) y Ronan Couto (Investigador, Profesor de la Escola Guignard, Universidade Estadual de Minas Gerais).
11 Instalación conformada por cuatro cajas de té sobre una repisa con espejo; 128 x 20 x 23 cm. Exposición: Garcia Vieyra - Di Pascuale - Picco. Premio arte emergente del Centro Cultural España-Córdoba, 2001. CCEC , Córdoba, Argentina.
12 Artista, Curadora, Profesora en la Rijksakademie; vive y trabaja en Londres, Inglaterra.

 



Siete interrogantes

Cambios estructurales en el arte del siglo XX, representación/presentación, relación tiempo/espacio, fue el tema de un concurso1 en el que me presenté una semana después de haber regresado de Pintura alem da pintura2. Mi presentación consistió en una clase en la que comencé enmarcando al siglo XX dentro de la historia del arte según las categorías de período preartístico, artístico y posthistórico propuestas por Arthur Danto en su libro Después del fin del arte. Luego hice referencia a obras y movimientos que implicaron esos cambios y finalmente propuse un práctico basado en siete interrogantes, a partir de los cuales, yo quería debatir con los estudiantes de arte.
Terminada la clase tuve una entrevista con los miembros del jurado. Una de las preguntas que me hicieron fue: “¿en qué bibliografía basa usted los cuestionamientos que propone en su práctico?.” Contesté que en ninguna, que simplemente eran pensamientos míos, quizás surgidos de conversaciones.
Más tarde me di cuenta de que aquella bibliografía inexistente en realidad estaba en preparación: aquella bibliografía era la futura publicación de Pintura alem da pintura.

Entorno
¿Existe alguna relación entre mi pintura y mi entorno familiar, social, el lugar en que vivo, mi ciudad? Recuerdo3 que Lupe Álvarez4, comentó que fundamentalmente a partir de los años sesenta aparece en el arte un pensamiento socialmente comprometido y que ese pensamiento se acentúa luego con el multiculturalismo, pero que no debemos olvidar que la cuestión de los compromisos políticos debe observarse caso por caso ya que lo que puede significar un compromiso en un lugar y momento determinados puede variar en lugares y momentos distintos.
Hace algún tiempo tuve la alegría de formar parte del proyecto PTV5. Pienso que lo fundamental de ese proyecto fue su relación con el entorno y que lo verdaderamente político no fue su “temática” sino también su relación con el entorno, me estoy refiriendo a la incorporación del entorno social a la producción de la obra y a su derivado en creación colectiva.

Tecnología
¿Qué relaciones existen entre mi trabajo y lo tecnológico? ¿Cómo pienso la utilización del tiempo para la pintura, en relación a la utilización del tiempo para otras actividades? Martin Grossmann6 dio una conferencia en la que reflexionó acerca de la relación cada vez más estrecha entre nuestra cultura y lo tecnológico. Habló de globalización, del intento por borrar fronteras y dinamizar la cultura; también habló de la era de la virtualidad. Dijo: el tiempo es menos. Recuerdo también otros momentos en que hablamos sobre la utilización del tiempo, el sentimiento en torno a su utilización y nos preguntamos cómo es el tiempo para la pintura. Recuerdo a Marco Paulo Rolla7 proponiendo discutir al respecto, y a Lisa Milroy8 hablando sobre su pintura como sustantivo y verbo al mismo tiempo.
Creo que en función de la significación que tiene el tiempo en nuestras vidas, el carácter perfomático de la pintura es cada vez más significativo. En la actualidad es diferente permanecer un día, una semana o un mes realizando una pintura, que haberlo hecho a principios del siglo XX, y sin embargo seguimos allí, como entonces. ¿Será que nos resistimos a lo que es el mundo? Quizá simplemente tenemos una necesidad, un deseo.

Deseo
Durante el workshop, alguien dijo algo así como que deseamos llevar el color de un lugar a otro, del pomo a la tela y que ese circuito es como el flujo de nuestra sangre. Estamos ante una necesidad, ante un deseo que origina ese sustantivo y ese verbo que conviven en la pintura. ¿Somos inventores, investigadores? Desde hace unos años llevo adelante proyectos artísticos que dialogan con la política y la historia reciente de mi país. Pienso ese diálogo como un lugar relacionado con la investigación; pienso ese diálogo como un hecho educativo. No estoy hablando de educar al espectador; soy fundamentalmente yo quien está aprendiendo. Cuando pensamos en arte ligado a la política, cuando pensamos en “arte político”, enseguida nos imaginamos la denuncia y llegamos hasta la idea de transformación de la sociedad; debo confesar que, en mi caso, lo que he podido ir transformando sólo ha sido mi obra.

Obra / Cuerpo / Espacio
Marcos Hill9 insiste con ejemplos de danza y pone su cuerpo para preguntarnos: ¿cómo nos relacionamos con el espacio? ¿Cómo se relaciona nuestro cuerpo con nuestra obra? ¿Nos relacionamos por medio de nuestro cuerpo como totalidad, tenemos en cuenta exclusivamente la visión o también incorporamos el olfato, el gusto, el tacto, la audición, el espacio, el tiempo?
Si la acción se ha convertido en algo fundamental en la pintura, esa acción es impensable sin tener en cuenta el espacio. Me parece que cuando la pintura asume sin timidez, sin prejuicio y sin resentimiento las influencias de la escultura, la perfomance, la instalación, tiene la posibilidad de pensar en el tiempo y en el espacio de una manera radical

Radical
¿Es posible pensar una pintura radical después del siglo XX? En una de las presentaciones del workshop10, uno de los oyentes dijo: “ya no podemos pensar en nada radical, radical fueron aquellos aviones incrustándose en aquellas torres…”
Estoy en total desacuerdo. Mi diccionario dice que radical es “el partidario de reformas absolutas”; aquellos aviones fueron radicalmente monstruosos, pero en definitiva fueron partidarios de más de lo mismo. En Brasil me encantaron una remeras que tenían la inscripción: Yo amo radicalmente a Belo Horizonte. Quizás lo radical en el arte está en su actual pluralidad.
O quizás sea que los artistas ya no podemos ser radicales porque nos hemos convertido en instituciones.

Institución
Lupe Álvarez también preguntó: “¿la institución es un lugar adonde voy a dejar mi obra una vez que está realizada? Alguien contestó en voz baja: “no, también es el lugar donde voy a aprender”. Ella continuó preguntando: “¿cómo pienso la institución? ¿Soy parte de la institución?” Y afirmó: “hoy el artista es una institución.”
En el año 2001 desarrollé un trabajo a partir de la relación artista-institución, titulado Cuatro cajas de té en hebras11. La idea que lo motivó fue que a las instituciones uno comienza mirándolas desde lejos y las desea, luego uno las ama y decide poner el cuerpo dentro de ellas. Una vez adentro, las conoce y comienza a odiarlas, pero más tarde, cuando uno quiere darle la espalda, comienza a pensar en que las necesita y nuevamente las desea.
No creo que los artistas siempre seamos instituciones, pero que los hay, los hay. Quizá podemos concluir que entre el artista y la institución se da una relación de límites cada vez más difusos.

Límites
Tal como sucede con dos personas que se aman, las cuales siempre se encuentran en el límite entre seguir juntos o separados, yo como artista siempre estoy en el límite entre seguir produciendo y no hacerlo nunca más. Avis Newman12 nos preguntó si pensamos en la pintura como una ventana en la que se diferencia claramente el adentro del afuera o si operamos de alguna manera para que los límites del bastidor no sean los límites de nuestra pintura. No estoy seguro de que haya una manera de pensar explícitamente en extender los límites de lo que uno produce. Probablemente los límites se expanden cuando uno trabaja pensando en un conjunto de interrogantes, los cuales en mi caso hoy son los mencionados en el presente texto, pero que seguramente son particulares en cada artista.
En Belo Horizonte encontré un catálogo de una artista argentina llamada Graciela Sacco, el cual no había visto antes. En una de sus páginas se lee una frase de Martin Heidegger: Un límite no es aquello frente a lo cual algo se detiene, sino que es aquello a partir de lo cual algo comienza a manifestar su esencia.

Desenlace
Mi concurso fue casi un éxito: aunque no obtuve el cargo, (perdí por una diferencia de 3%) quedé segundo en el orden de mérito. Y digo casi un éxito, porque fuimos dos los concursantes.

Lucas DI Pascuale